El concepto de teatralidad (theatricality, théatralité, Theatralität) suele referirse a aquello compromete propiamente o que al menos se asemeja al teatro. Estas definiciones generales no permiten comprender claramente a que apunta el concepto de teatralidad en la medida que no se defina lo que se entiende por teatro. De este modo el que emprenda la tarea de comprender los orígenes de un concepto como el de teatralidad deberá dirigirse invariablemente a la historia del concepto de teatro y los aspectos culturales, sociales e históricos anexados a él. La teatralidad se presenta como un elemento discursivo interdisciplinario que permite comprender y analizar tanto procesos teatrales como un gran número de procesos y actividades culturales.

Por su parte, la propuesta de un concepto como el de danzalidad debería comprenderse como una contrucción teórica que se preguntara más por el cómo que por el qué es lo que analizamos cuando escribimos en/sobre danza. La propuesta se deja aplicar, siempre de un modo flexible, abierto y perneable, a la “experiencia del aquí y ahora” de la práctica escénica y en conjunto con la práctica de la danza. El concepto tiene por objeto establecer principios generales y completamente movibles para el análisis en las artes y en la cultura.

El análisis de las artes performativas que empleen nociones tales como las de teatralidad y danzalidad debería operar, a modo general, con los pares conceptuales de la percepción y re-presentación, por una parte, y escenificación y corporalidad.